Description: C:\Documents and Settings\Megaradio\Mis documentos\Noticias Diarias\LOGOS NEWS\noticias  logo.jpg

Description: https://www.nvinoticias.com/sites/default/files/styles/profile/public/pictures/picture-585-1516977095.jpg?itok=xu-fXmgx Nadia Altamirano

Insulto, tirar alimentos a la basura: BAO

Description: Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Cientos de toneladas de alimento terminan en el basurero de Zaachila

04 12 2019

El desperdicio de alimentos en la temporada de fin de año es más evidente, pero se carece de una política pública para evitar que productos que pueden terminar en la mesa de cientos de familias terminen en la basura.

La directora del Banco de Alimentos de Oaxaca (BAO), Dulce Aragón García, calculó que tan sólo en la Central de Abasto se logra rescatar 150 kilos de frutas y verduras, apenas el uno por ciento de lo que se desecha.

El desperdicio de alimentos es fácil comprobarlo en la zona donde se localizaba la Rampa de Basura, donde se siguen acumulando los desechos y a donde llegan personas para pepenar.

“La desventaja que cuando un alimento llega a lo que era la rampa, pudieron haber entrado a un proceso de contaminación, porque es un tiradero, es algo que se debería evitar porque no es seguro para su salud”, advirtió.

Se desperdicía más

En estas fechas de fin de año es cuando hay un mayor desperdicio de alimentos, “se compran alimentos de más porque se busca que en la cena haya variedad y de manera vasta”.

Si no se alcanza a recuperar en el día ese alimento termina en la basura y muy pocos llegan al BAO porque su capacidad de recolección es limitada, no hay una infraestructura pública que se encargue de ello y los pequeños comerciantes no ven como una opción donarlos a cambio de un recibo deducible de impuestos.

Además, el Banco de Alimentos no rescata comida preparada de los restaurantes que requieren desplazarla inmediatamente: “No tenemos la infraestructura ni logística”, reconoce.

De parte de las tiendas de autoservicio tienen una mejor disposición, a diario les entregan 200 de pan y 350 kilos de alimentos perecederos que ya no pueden ser comercializados o representan excedentes, “pero depende de la buena voluntad de cada propietario”, a diferencia de otros países que se obliga a aproveche en vez de desecharlos.