Crónicas de la ínsula

Palacios del Istmo, Guichicovi y Salina Cruz

Cuauhtémoc Blas

La adversidad sobre el Istmo de Tehuantepec es por partida doble o triple: sismos, lluvias  intensas, inseguridad con el incremento de la delincuencia que nadie para. Sin embargo, hay una no menos dura: sus autoridades municipales.

En medio de tantos desatinos e incapacidades ante la necesidad de atención de un evento de tal magnitud, con los dos terremotos que destruyeron prácticamente Juchitán e Ixtaltepec, y, aunque en menor proporción, también dañaron a Ciudad Ixtepec y El Espinal, por ese lado.

Esas son las poblaciones más notorias, pero son 41 municipios los contabilizados de daños en casas, escuelas, palacios municipales, entre ellos Unión Hidalgo, San Pedro Huilotepec, Tapanatepec, San Dionisio y San Mateo del Mar, Matías Romero y San Juan Guichicovi por el norte del Istmo.

De los lugares que pudimos ver en la región, los Ayuntamientos desalojaron de inmediato los palacios municipales dañados, señaladamente en Juchitán donde, con el sismo, cayó la tercera parte del centenario palacio que será demolido totalmente.

Los palacios municipales de Huilotepec, Juchitán e Ixtaltepec, el edificio de la agencia de Chicapa de Castro han sido desalojados. El mercado de Juchitán está desahuciado y el de Matías Romero en revisión. Ni las autoridades, ni la gente se opone a medidas racionales, pues habitar un edifico dañado es un riesgo muy grave, sobre todo en estos días de réplicas y nuevos temblores.

Guichicovi, palacio municipal no desalojado

El único Ayuntamiento de que tenemos noticia cuyo palacio municipal presenta daños y no ha sido desalojado es el de San Juan Guichicovi. El presidente municipal de filiación política perredista y religiosa pentecostés, ni siquiera ha realizado un diagnóstico del viejo palacio municipal.

Para el pastor y profesor Cástulo Escobedo Lucas, el problema del edificio no es de estructuras sino de bichos y fauna nociva, pues en vez de atender la seguridad de las decenas de empleados que ahí laboran, mandó a fumigar el inmueble y dijo adelante, que esos daños no tienen importancia.

La gente por supuesto está alarmada, pero no le queda otra más que seguir ahí, con pavor. en todo momento pues este municipio del mixe bajo fue afectado por el sismo del 7 de septiembre, SU comunidad más dañada fue Río Pachiñé donde el sismo abrió una grieta en su suelo. En vez de esperar a que los técnicos calcularan el daño o peligro de ese fenómeno, el hermano Cástulo mandó a cubrir con tierra dicha grieta.

Cástulo hace economías por todos lados, no quiere gastar en rentas de otras sedes del Ayuntamiento y se apresta a realizar recorte de personal. Aquí a diferencia de otros municipios que muestran al menos congruencia con la dura situación que atraviesa la gente, el presidente sanjuanero se ensaña con los empleados del gobierno municipal. En abierta violación a los derechos de los trabajadores los hace firmar contratos temporales y su renuncia al mismo tiempo, con la fecha en blanco. 

Salina Cruz ahora más en chino

También en Salina Cruz se reportaron daños en su Palacio Municipal, motivo por el cual salieron a ocupar oficinas alternas para laborar. El presidente municipal Rodolfo León Aragón, de oficio policía y comandante, comentan que quizá quiere derribar esa anti estética sede edilicia, puesto que no son daños de gravedad, y de paso manejar pingües recursos que ya está solicitando.

Dos visiones diferentes del mundo de los negocios políticos, uno prefiere arriesgarse en su viejo palacio municipal antes de salir a pagar rentas; y el otro prefiere invertir un poco en rentas para obtener a mediano plazo recursos adicionales. Claro, nada de eso es para beneficio público, esa no es la prioridad.

www.revistaenmarcha.com.mx, lc.blas@gmail.com y @blaslc